© 2013 Marvin Del Cid

Las visuales inesperadas de El Conde

Siempre que uno va a El Conde es una nueva aventura aunque pareciera, “al ojo poco entrenado”, que siempre es lo mismo. Cuantas veces no he pasado por esa misma esquina afeada por ese parqueo de varios pisos que parece romper con toda estética, pero ayer, al pasar por el frente veo esta imagen que presento ahora. Pareciera una escena de una pintura abstracta donde los elementos son tan contradictorios por sí mismos, pero todos juntos plasman una imagen absolutamente fantástica y particular. Siempre que vayas al conde has el ejercicio de ver donde posiblemente no hay nada y posiblemente te lleves sorpresas.

Estas son algunas fotos que he capturado en El Conde en estos 10 años que tengo de vivir en este pedacito de paraíso. Siempre que voy regreso con un tesoro para mi archivo.